Bodegas Fin de Siglo potencia la riqueza de sus viñas más viejas

Sacar lo mejor de la uva es el principal objetivo desde su puesta en marcha. La empresa bodeguera está integrada en el Grupo Peralada desde hace siete años.

El Valle del Najerilla, en el área vitivinícola de la Rioja Alta, es un paisaje dominado por los viñedos. Aquí se encuentran la Bodegas Fin de Siglo, que desde 2014 se encuentra integrada en el Grupo Peralada. El cuidado de los viticultores de Arenzana de Abajo ha mantenido en producción cepas de más de 100 años, vides plenamente adaptadas a las condiciones del terreno y al clima de la zona.

Un reducido grupo de familias de este municipio, elaboradores de vino a lo largo de varias generaciones, deciden poner en marcha la bodega en 1999. El objetivo fundamental es potenciar la riqueza existente en las viñas viejas y sacar lo mejor de unas cepas que producen racimos de gran calidad, con uvas pequeñas y separadas, muy concentradas, que dan más estructura, cuerpo y aroma al vino.

Sus viñedos

En los viñedos sigue descansando hoy toda la esencia de Bodegas Fin de Siglo, que cuenta con 45 hectáreas propias más otras diez sobre las que se ejerce un absoluto control. En ellas se cultivan tanto variedades tintas (Garnacha, Tempranillo, Mazuelo) como blancas (Viura, Malvasía), todas ellas autóctonas de la DOCa Rioja.

Cabe destacar que una parte importante de los viñedos son muy antiguos, con Garnachas de 80 e incluso de más de 100 años. Son cepas viejas que ejercitan sin prisa su papel para ofrecer una producción de bajo rendimiento de la que únicamente se seleccionan las uvas más adecuadas. Alrededor de 3.500 Kg/ha.

La bodega controla todo el proceso de elaboración del vino, desde el viñedo hasta su expedición en bodega. Se supervisan todas las fases del cultivo hasta su recolección, se cuida la poda en cada parcela, su laboreo y tratamiento, así como el control del punto óptimo de maduración de los racimos, vendimiando de forma manual y selectiva y obteniendo como resultado una uva de gran calidad. También se controlan todas las fases de elaboración del vino en la bodega, con un seguimiento absoluto de la trazabilidad.

Su clima

En Rioja Alta predominan el clima atlántico y los suelos arcillo-calcáreos, arcillo-ferrosos y aluviales. Su microclima, su topografía suave y las características de la tierra identifican esta zona como un lugar idóneo para la elaboración y crianza de vinos de calidad. La uva proporciona caldos equilibrados, de atractivo color, elegante aroma y estables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!