Jerez en casa

Leticia González | Como cada año, la esperada International Sherry Week se celebró del 2 al 8 de noviembre. Una semana entera que estuvo dedicada a los vinos de Jerez, con eventos y catas en todo el mundo. Con los tiempos difíciles que corren, entre pandemia, confinamientos y demás, este año ha sido algo atípica, aunque no por ello ha pasado desapercibida. Al contrario y gracias a la tecnología, hubo numerosas innovaciones en forma de catas virtuales, cenas con maridaje, formaciones online, brindis en la distancia y mucho más…

También se realizaron eventos en bares, tabernas, restaurantes, escuelas de hostelería y cata… Pero, adaptándose a los nuevos tiempos y medidas, la gran novedad fue la oportunidad de tener los vinos de Jerez en casa, con catas magistrales con expertos de la talla de César Saldaña, presidente del Consejo Regulador de Jerez-Xérez-Sherry, Antonio Flores y Silvia Flores (padre e hija), enólogos de González Byass, o Pitu Roca, copropietario y sommelier del Celler Can Roca. Por citar sólo algunos de los numerosos eventos virtuales en los que, por momentos, al descorchar las botellas, podíamos sentir un trocito de Jerez en nuestro salón: su duende, el aroma de sus vinos que nos transporta a las tierras de albariza, sus catedrales del vino, las criaderas y soleras… Toda la magia que nos regala esta tierra y que los Sherrylovers vivimos con gran pasión.

A lo largo de esta singular Sherry Week tuve la oportunidad de asistir a dos catas virtuales. La primera, una idea genial, organizada por la asociación Sherry Women. Titulada ‘Sin lata no hay cata’, el pedido se realizaba en la tienda online de González Byass y consistía en una preciosa caja de metal, que contenía seis de los vinos más emblemáticos de la bodega en presentaciones de 50 ml. En la caja venía el enlace para unirse por Zoom a la cata virtual, y quién mejor que nuestro querido Antonio Flores, enólogo de la casa, que literalmente nació en la bodega, para llevarnos de la mano desde el dormitorio de botas por el maravilloso mundo de los suelos de albariza, la versatilidad de la palomino fino, la crianza biológica y el fantástico velo de flor, característico de estos vinos, con su ya conocida descripción poética de los vinos, y acompañado de Silvia, su hija, quien como él menciona, «es una sobretabla, ya preparándose y empapándose del maravilloso mundo de las criaderas y soleras».

Los vinos catados estuvieron a la altura de las circunstancias:

1. Tío Pepe Fino. Un vino seco con alta salinidad. La esencia de la tierra, lluvia y viento embotellada. Almendra amarga, aceitunas… El vino más democrático del mundo. Para maridar platos a la vinagreta o almendras fritas.

2. Viña AB Amontillado 12 años. Diez años de velo de flor, entra a solera a 15º. Untuosidad, mantecosidad, avellanas… «Es el límite entre la vida y la muerte, la agonía de la flor», recita Flores. Perfecto para maridaje porque es un vino muy versátil, incluso con cocina mexicana, asiática, vinagretas y las complejas alcachofas.

3. Oloroso Alfonso. Nos olvidamos ya de la crianza biológica. El oloroso se encabeza a 18º y es cien por cien crianza oxidativa. Notas de nueces, garapiñados… Excelente armonizando queso parmesano y, en general, quesos curados y salinos.

4. Cristina Medium. Vino de cabeceo o blend. 90% palomino fino y 10% PX. Ideal para quesos azules, patés o carnes crujientes como pato laqueado o cochinillo. También como vino de postre.

5. Cream Solera 1877. Podría considerarse un oloroso dulce. Es un blend a partir de oloroso, con 75% de palomino fino y 5% de PX. Notas de nuez, pasa, dátil, café. Un vino versátil para acompañar postres cítricos, fresas, helado de vainilla o turrón, queso payoyo o quesos azules.

6. Néctar PX. Dulce y persistente. Notas de higos secos y pasas. Excelente para tomar con postres o como postre en sí mismo, incluso para reducciones con foie y carnes rojas.

Para resumir esta cata, tomamos de nuevo las palabras del gran Antonio Flores: «Los vinos de Jerez son vinos que curan el alma y alegran el corazón, que es justo lo que necesitamos para los tiempos que corren».

Continuará…

6 comentarios en «Jerez en casa»

  • el 20 de noviembre de 2020 a las 12:20
    Enlace permanente

    ¡Qué claridad! Da gusto leer cosas así. Se nota la pasión de la autora.

    Respuesta
  • el 22 de noviembre de 2020 a las 13:14
    Enlace permanente

    Soberbio, grandioso, monumental!
    Muy buenos recursos literarios que crean imágenes.
    Toda una profesional para escribir De Vinos.
    Felicidades!!!

    Respuesta
  • el 22 de noviembre de 2020 a las 13:31
    Enlace permanente

    Soberbio, grandioso, monumental!
    Muy buenos recursos literarios creando imágenes que permiten “saborear” lis vinos.
    Toda una profesional para escribir del tema.
    Felicidades!!!

    Respuesta
  • el 22 de noviembre de 2020 a las 15:05
    Enlace permanente

    Excelente descripcion, de cada uno de los diferentes vinos

    Respuesta
  • el 23 de noviembre de 2020 a las 13:13
    Enlace permanente

    Si la cata/charla la da Leticia sin duda el exito esta garantizado, gran conocedora de esos vinos maravillosos que son los Jereces. Una amena experiencia y sin duda una forma estupenda de saber algo mas del Jerez de la mano de Leticia.

    Respuesta

Responder a Leticia Gámez Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!