Bodegas Muga, vinos que nacen de la inspiración y la autenticidad

Tres generaciones forman parte de su historia desde su fundación en 1932. Ser fieles a la tradición y a la elaboración artesanal son sus principales señas de identidad.

Mucho tiempo ha pasado desde que Isaac Muga fundase Bodegas Muga en 1932, pero la esencia de esta empresa bodeguera no ha cambiado. En la actualidad está ubicada en un hermoso caserón en el corazón vinícola de Haro, en pleno Barrio de la Estación. Seguir siendo una bodega familiar marca impronta y proporciona un carácter propio. Ser fieles a la tradición, unido a una clara visión de futuro, han creado una personalidad única en sus diferentes vinos.

En Muga, la tonelería es elaboración artesanal. Utilizan siempre los materiales más nobles y abren puertas a nuevas técnicas que aporten una mejora a la calidad, sin perder la autenticidad. Para elaborar cada uno de los vinos, siguen apostando por los procedimientos tradicionales mediante el proceso natural de la clarificación. Asimismo, eliminan las partículas en suspensión que aparecen en el vino y realizan la trasiega por el método tradicional de la gravedad. Es la única bodega del país con un maestro cubero y tres toneleros propios. Elaboran sus propias barricas con el mejor roble, dándoles el tostado interior adecuado para conseguir vinos de carácter único.

En 2008 inauguró el Espacio Torre Muga. Un total de 400 metros cuadrados distribuidos en tres plantas coronadas por el elemento diferencial de la bodega y su familia: La Torre Muga. Se trata de un espacio único que cuenta con una amplia zona de recepción y tienda, donde poder degustar los vinos. Se convierte en el nuevo punto de partida para visitar la bodega. Además, dispone de una luminosa sala de catas y una planta multifuncional, perfecta para reuniones de empresa o convenciones.

Sus viñedos

De cinco viñedos nacen sus vinos. El Estepal es uno de los terruños que mejor define la tipicidad de los caldos elaborados en Haro. La Loma, situada a escasos kilómetros de la localidad jarrera, se encuentra en una meseta con una estructura geológica muy particular a lo que se añade su fantástica protección a los vientos fríos del norte. Baltracones son los primeros viñedos en propiedad de Muga. La calidad de gama alta reside en este paradisíaco paraje. Tempranillo, Mazuelo y Graciano conviven juntas en este viñedo. Por otro lado, La Loma Alta Este es el ejemplo del trabajo de una familia por asegurar una calidad en el futuro. La bodega no ceja en su empeño de seguir invirtiendo en los mejores terruños de la zona. Y por último, en Sajazarra se consiguen vinos de muy buena acidez y potencial de envejecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!