Familia Fernández Rivera, la verdadera tradición de la Ribera del Duero

La familia ha vivido y vive rodeada de viñedos y siente un respeto, amor y orgullo infinitos por el vino y por su tierra.

La historia de Familia Fernández Rivera comienza con el ingenio de Alejandro Fernández y Esperanza Rivera y el esfuerzo de una familia. Juntos crearon, a ojos de Robert Parker, uno de los mejores vinos del mundo. Actualmente, cuentan con cuatro bodegas, un hotel y un equipo humano de más de 120 personas. Familia Fernández Rivera ha sabido adaptarse a las necesidades de su tiempo. En el presente, sus vinos y productos se comercializan en más de 70 países.

Con el dinero obtenido por la venta de una patente, adquirieron un pequeño lagar de piedra del siglo XVI. En 1972, el grupo comienza a elaborar sus primeros vinos con uvas nacidas de estos terrenos. Tres años después, se recoge la primera cosecha. El vino que se comercializó se llamó Tinto Pesquera. El nombre es un homenaje al cariño que Alejandro y Esperanza guardan a su pueblo natal, Pesquera de Duero. Gracias a estos primeros vinos se empieza a hablar del potencial de la Ribera del Duero. Tanto es así que en 1982 nace la Denominación de Origen Ribera del Duero.

Coincidiendo con su nacimientos, se elabora el primer Janus Pesquera. Éste debe su nombre al Dios Romano del Tiempo. Solo se elabora en añadas excelentes con uva procedente de Viña Alta, el viñedo más alto de la Bodega Tinto Pesquera. En 2011, Familia Fernández Rivera se diversifica y abre el Hotel AF Pesquera. Ubicado en Peñafiel, milla de oro de la Ribera del Duero, este precioso complejo está enfocado también al enoturismo. Hace un años, las nietas de Esperanza y Alejandro cogieron las riendas del grupo vitivinícola. La tercera generación de la familia lidera una empresa que se adapta a los tiempos y continúa expandiéndose.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!