Bodega Chivite, un modo de vida vinculado a la tierra y el vino

Su historia se remonta a 1647, siendo una de las dinastías con más historia del país. De su Finca Legardeta nacen vinos con un marcado carácter.

Chivite Family Estates es una bodega con firma, con una historia que nace en 1647. Se trata de una de las dinastías con mayor historia de España. Once generaciones de Chivite se han ido pasando el testigo de la tradición vinícola. Durante este tiempo, la casa ha crecido, se ha adaptado a las nuevas exigencias del mercado y del consumidor y ha creado una marca que, en la actualidad, es sinónimo de madurez, elegancia y saber hacer. Los primeros en ostentar este apellido llegaron al valle del Ebro en el siglo XVI procedentes de Çibitz, localidad situada en la Baja Navarra (Francia) y que, en aquella época asolada por las guerras calvinistas, propició una gran corriente migratoria hacia la Navarra del sur.

Un siglo después es cuando encontramos el primer documento en el que se nombra al primer miembro de la familia dedicado al mundo del vino. Es un documento Notarial de préstamo fechado en agosto de 1647, según el cual Juan Chivite Frías y su cuñada María Rubio, viuda de Joseph Chivite, piden un préstamo a la Fundación Ana Sanz de 100 ducados a censo cuya devolución avala la bodega. Durante la guerra de la Independencia, Chivite aprovisionó a las tropas napoleónicas durante la ocupación en España. Así lo atestiguan diversos documentos como facturas y recibos.

Corría el año 1860 cuando Claudio Chivite vio en el mundo del vino un negocio en potencia. Inició un intenso comercio por las plazas de Burdeos y Bayona, con 12 galeras cuya capacidad podía alcanzar 6 toneles de 600 litros. Se recorría el camino entre Cintruénigo y aquellas ciudades sin paradas intermedias. Seis galeras hacían el camino de ida mientras las otras siempre estaban de vuelta, a menudo con mercancías que suplieran las toneles de vino. En el siglo XX, Julián Chivite Marco cursó sus estudios en la Ecolé de Commerce de Bordeaux y convencido de que el futuro de los vinos estaría en la crianza y embotellado, introdujo grandes mejoras en la bodega. Fueron numerosos los galardones que reconocieron su trabajo, como en 1992 la Orden del Mérito Agrícola concedida por el Rey de España y a título póstumo, en 1997, la Cruz de Carlos III El Noble, Rey de Navarra.

Finca Legardeta

Legardeta es una finca situada en Villatuerta, a 40 kilómetros al suroeste de Pamplona. Son más de 245 hectáreas, de las que actualmente 103 son de viñedo, perfectamente integrado en el ecosistema de monte bajo y arbolado autóctono. Se localiza en un área de geología compleja, zona de transición entre los Pirineos y la Cuenca del río Ebro, a una altitud media de 450 metros. En todas las parcelas hay factores comunes que se repiten, como es la presencia de una roca madre arenisca de carácter calcáreo en capas prismáticas y los suelos francos con proporciones variables de arcilla y caliza, según la altura en que nos encontremos.

En general se puede hablar de suelos muy adecuados para el cultivo de la vid, suelos pobres con un adecuado equilibrio entre retención de nutrientes y la disponibilidad de agua para la planta, que favorecen la obtención de vinos con aromas finos y elegantes, voluminosos, aunque no angulosos. Estas características y la orografía muy ondulada, con pendientes superiores al 20%, se combinan para formar un conjunto de viñedos que comparten lo fundamental, pero que poseen un carácter muy diverso que nos permite jugar con distintas orientaciones y suelos para cada variedad.

Imagen exterior de la bodega: Navarra Capital (propiedad de Arínzano)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!