Dia Internacional de la Mujer.8 Mujeres y 8 Vinos

La presencia de la mujer en el sector vitivinícola aumenta su importancia año tras año: cada vez son más las profesionales que se dedican al mundo del vino, en sus diferentes áreas y ocupando altos cargos.

En las Denominaciones de Origen, Vinos de Jerez y Manzanilla de Sanlúcar, el papel de la mujer ha sido y sigue siendo fundamental, y en ellas trabajan hoy en día más de 200 mujeres.

Por ello, a causa de la celebración del 8M, ocho de estas profesionales, bodegueras y enólogas del Marco de Jerez, proponen la variedad con la que brindar por un mundo sin distinción de género.

Montse Molina – Sanlúcar de Barrameda -Enóloga de Bodegas Barbadillo
La responsable de Enología, Producción e Innovación y Desarrollo de Bodegas Barbadillo, no dudo cuando al terminar su licenciatura de Farmacia, desarrollo el Máster de Viticultura y Enología de la Universidad Politécnica de Catalunya, en Barcelona.

Su elección es la Manzanilla ya que: «es el vino que personaliza la expresión de la crianza biológica. Las manzanillas son muy aromáticos y sápidas, potentes y a la vez delicadas. Las condiciones de las bodegas donde se cría son ideales para el desarrollo de la levadura: bodegas frescas, muy bien orientadas, criaderas con frecuentes sacas y rocíos que hacen a este vino único. Personalmente lo que me fascina de la Manzanilla es la combinación de carácter, fuerza y a la vez la elegancia que presenta el vino. Me gusta ver cómo el vino va ganando en riqueza de matices durante la crianza, por acción de la levadura, de forma totalmente natural».

Carmen Gutiérrez Pou – El Puerto de Santa María – Bodeguera de Bodegas Gutiérrez Colosía
La bodeguera ha sido capaz de combinar su pasión por el arte con la inclinación empresarial y su amor por el vino.

Carmen elige el vino Fino por su personalidad: «lo puedes reconocer sin saber nada de vino y con los ojos tapados. Su final secante resulta adictivo, aunque curiosamente es lo que puede resultar difícil de entender cuando no estás acostumbrado». Recalca también el esfuerzo en la elaboración de esta variedad: «El vino Fino es el vino de Jerez que más mimo requiere y eso es lo que le damos: mimo, cuidado, atención y atención de la alimentación de los nutrientes que la levadura necesita… en resumen, como criar un bebé que madura. Es un vino muy influenciado por el mar, tanto que yo diría que es mar en una copa, recuerda a cuando navegas y te llega la brisa del atlántico».

Silvia Flores – Jerez – Asistente de enólogo en Bodegas González Byass
Silvia es asistente de enólogo en Bodegas González Byass, con las que tiene una estrecha relación emocional ya que ampara el testigo de su padre y su abuelo.

Ella escoge el Amontillado, un vino de crianza en sistema de solera, el cual la mayor parte de estos años ha recibido crianza bajo velo de flor, hasta que este velo se ha ido consumiendo por el paso de los años, dando comienzo a una crianza oxidativa». Es un vino que «representa ese momento del paso de una crianza a otra, por lo que podríamos decir que es un vino joven, aunque estemos ante un vino de más de 12 años de envejecimiento, y eso es lo que lo hace tan especial. Tiene todas las señas de identidad que identifican a un fino, su salinidad, su frescura, pero con esos toques sutiles de la madera, del roble americano, de ese comienzo del contacto con la oxidación. Si solo pudiese elegir un vino durante una comida, me decidiría sin dudarlo por un Amontillado, por su complejidad y a la vez por su versatilidad».

Ana Cabestrero – Jerez – Enóloga de Bodegas Maestro Sierra
Para la burgalesa, no haber nacido en Jerez significa saber valorarlo mucho más, descubrir un mundo estupendo que, como destaca de Bodegas Maestro Sierra, «se mueve al ritmo del tiempo». Ana opta por el Oloroso, «un vino adulto y sosegado que no necesita movimientos sino una buena materia prima, una larga crianza con el mejor producto: mucha tranquilidad, paz y sosiego. Es el tipo de jerez contrario a lo dinámico que es un Fino».

Reyes Gómez – Jerez – Enóloga Bodegas Sánchez Romate
Esta ingeniera química y enóloga llegó a la Bodega Sánchez Romate hace 17 años y destaca que sus departamentos de Laboratorio y Calidad están formados solo por mujeres. Es vicepresidenta de la Asociación Andaluza de Enólogos y conforma la junta directiva de la Federación Nacional de Enología. Reyes se queda con el Palo Cortado «un vino a caballo entre el Oloroso y el Amontillado con unos 12 años de vejez media, de gran complejidad, que conjuga la delicadeza aromática del Amontillado y la corpulencia en el paladar del Oloroso, con profundidad de matices, gran estructura, firmeza y elegancia. Personalmente, pienso que todos los enólogos que trabajamos en Jerez tenemos un profundo respeto por la herencia recibida, y en mi caso especial, mantener la calidad de nuestro Palo Cortado es un auténtico desafio diario».

Paola Medina – Jerez – Enóloga de Bodegas Williams & Humbert
Licenciada en Ciencias Químicas, es consejera, directora técnica y enóloga de la bodega. Inició su andadura en el sector del vino en 1999, y desde entonces su formación profesional y amplio currículo le ha permitido ser reconocida por la revista «Decanter» en enero del año presente como una de las 6 enólogas más importantes de España, después de que en 2018 la misma publicación la eligiera entre los 10 enólogos pioneros en la transformación de la perspectiva del vino español.
Esta enóloga elige la variedad Cream y, destaca «un Cream con 20 de años de envejecimiento. Es un jerez muy especial, ya que no existen en el Marco muchas referencias de olorosos dulces dentro de la categoría V.O.S. Es un jerez en el que da importancia el equilibrio entre el amargor y el dulzor, con mucha finura y elegancia. Tiene mucho nervio y estructura. Para mí, es uno de los vinos más especiales de nuestra bodega».

Victoria Frutos – Jerez – Enóloga de Bodegas José Estévez Valdespino
Ingeniera técnica agrícola, Victoria es en la actualidad la directora técnica de todas las bodegas del grupo. Emprendió su trayectoria en la bodega hace 17 años como responsable de calidad.

Su preferencia es el Moscatel de Alejandría del cual destaca » la nariz floral, miel, cítricos y, sobre todo, el elegante y sutil equilibrio entre dulzor y frescura». Las tierras donde se cultiva esta variedad, están formados por arena gruesa y porosa, por su proximidad con la costa atlántica, y esto consigue que el calor penetre con mas facilidad, lo que es esencial para esta variedad.

Rocío Ruiz – Jerez – Propietaria y bodeguera de Bodegas Urium
Rocío Ruiz es licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales. Después de trabajar en Londres y Madrid como auditora en el sector de la construcción y de la moda, emprendió el proyecto de Bodegas Urium junto a su padre en 2006. Hoy, es directora de la compañía y se encarga de la bodega en el casco antiguo de Jerez de la Frontera, como la bodega de Manzanilla en Sanlúcar de Barrameda.

Selecciona el vino Pedro Ximénez, del cuál señala «además de su dulzor, la complejidad de aromas que encontramos, desde higos secos o dátiles hasta notas balsámicas y su sorprendente frescura. En los Pedro Ximénez con largas crianzas, como puede ser un V.O.R.S., el vino se concentra, redondea y equilibra convirtiéndolo en el vino perfecto para poner el broche de oro a una comida o para brindar en ocasiones especiales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!