Francia y España se unen a favor del sistema de autorizaciones para plantaciones de viñedos

La CECRV valora de forma positiva la posición conjunta de los Ministros de Agricultura de cada país en defensa de la continuidad del sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo más allá de 2030.

La Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), organización que representa a las denominaciones de origen de vino de nuestro país, agradece la defensa realizada por los ministros de Agricultura de España, Luis Planas, y de Francia, Julien Denormandie, de la necesidad de que el sistema de autorizaciones para plantaciones de viñedo continúe más allá de 2030, año en el que finaliza su vigencia. Así se recoge en la declaración institucional conjunta que ambos ministros presentaron en el Consejo de Ministros de Agricultura, celebrado la pasada semana en Bruselas sobre la futura Política Agraria Común.

En el punto 11 de la declaración, se indica que «en el contexto de esta crisis sanitaria que ha puesto de manifiesto la importancia de disponer de herramientas regulatorias y de gestión de mercado eficaces y adaptadas», los ministros solicitan al Consejo que «adopte y defienda la continuidad del sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo más allá de 2030, con el objetivo de ofrecer a los agricultores una perspectiva en sus inversiones a largo plazo». La declaración conjunta se produce tras las gestiones realizadas en los últimos días por parte de CECRV y de EFOW, organización europea de la que CECRV forma parte junto a las organizaciones representativas de las DDOO en Francia, Italia y Portugal, para impulsar el debate y decisión del Consejo a favor de la continuidad del sistema de autorizaciones de plantaciones de viñedo más allá de 2030.

Otros aspectos destacados en la declaración

Desde CECRV explican que la crisis provocada por la COVID-19 ha puesto aún más de relieve la importancia de que el sector siga beneficiándose del sistema de autorizaciones, que no implica coste presupuestario, y que ayuda a evitar crisis de sobreproducción y disminución de la calidad. Añaden que favorece el desarrollo rural y el de pequeñas explotaciones familiares, contribuyendo además a los ambiciosos objetivos del Pacto Verde de la Unión Europea al tratarse de una herramienta de desarrollo sostenible del viñedo.

En la declaración institucional conjunta, España y Francia instan a llegar a un acuerdo político durante la presidencia alemana sobre diferentes aspectos de la PAC y subrayan, entre otras cosas, la necesidad de contar con una política agraria fuerte y que, a su vez, se simplifique su nuevo modelo de aplicación. También solicitan evitar los riesgos de competitividad de las producciones de los Estados miembros, el mantenimiento del presupuesto del Programa de opciones específicas por la lejanía y la insularidad y que la futura PAC aborde las necesidades de las mujeres en las zonas rurales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!