Una aplicación ayudará a gestionar los viñedos frente al cambio climático

El programa que se desarrolla en el marco del proyecto VISCA permitirá aumentar la resiliencia de los agricultores y gestionar mejor las viñas.

Prevenir los efectos de una ola de calor o alertar de fuertes lluvias para ayudar al labrador a adelantarse a las condiciones extremas y tomar la mejor opción para sus cultivos con meses de antelación. Son algunas de las facilidades que ofrece el programa que, durante cuatro años, se ha desarrollado en el marco del proyecto europeo VISCA y que tiene como objetivo aumentar la resiliencia de los agricultores y gestionar mejor sus viñas frente al cambio climático. El aumento de las temperaturas, junto al incremento de lluvias fuertes y sequías extremas, repercute tanto en los niveles de producción como en la calidad de la uva. Ahora se ha creado una aplicación que permitirá gestionar los viñedos.

La empresa Meteosim, especializada en servicios meteorológicos y ambientales, coordina el proyecto que está a punto de concluir después de cuatro años de testeo. Entre sus socios se encuentra Cordoniu y el Centro Nacional de Supercomputación. Asimismo también participan socios de Francia, Italia, Portugal y Reino Unido. «El aumento de las temperaturas provoca que la uva madure muy rápido desde un punto de vista fisiológico y eso incrementa la cantidad de azúcares que contiene. Pero fenológicamente el fruto está todavía muy verde y le faltan gustos y aromas, que son precisamente los parámetros que definen un buen vino», explica Joan Girona, investigador del IRTA que ha liderado este proyecto europeo.

La empresa IRTA ha liderado este proyecto que pemitirá prever las necesidades reales de la viña frente al cambio climático

Se trata de un programa que funciona en ordenadores y dispositivos móviles en el que el agricultor introduce información de manera regular y puede prever, con las condiciones meteorológicas a medio plazo, cuáles serán las necesidades reales de la viña para avanzarse y tomar mejores decisiones, como por ejemplo gestionar de forma más eficiente el riego, el clareo de uvas, podas selectivas en verano u organizar todo el sistema de cosecha. También es capaz de establecer qué cantidad de riego y de fertilizantes hacen falta con determinadas condiciones y, a su vez, de hacer una estimación de la producción que se obtendrá en función del momento en que se pode. Por otro lado, alerta al productor ante posibles acontecimientos que pueden comportar complicaciones.

Otro de los puntos clave del aplicativo es que incorpora una técnica ajustada y afinada para, precisamente, controlar y mitigar la afectación de plagas y enfermedades de las viñas debido a las condiciones meteorológicas más extremas, cada vez más comunes en los últimos años. Se trata del ‘crop forcing’, que fuerza el rebrote en una época más tardía de lo habitual. Eso, además de prevenir enfermedades en el cultivo, consigue una mejor calidad del fruto. De esta manera se consigue que el cultivo no sufra las consecuencias de las inclemencias meteorológicas de la primavera, una combinación de lluvias y calor que favorece la aparición de plagas y enfermedades. La aplicación desarrollada en el marco del proyecto VISCA está prevista que llegue al mercado. El IRTA está en conversaciones con empresas para poder desarrollarla comercialmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!