Bodegas Manuel Quintano conserva el espíritu pionero de su creador

Ubicada en Labastida, se sitúa en la vanguardia de las bodegas de Rioja con un novedoso diseño basado en las particularidades de los viñedos y las características y variedades de la uva.

Arropados por la sierra de Toloño, los viñedos, que se extienden por la parte más noroccidental de la Rioja Alavesa, acogen una tierra que da origen a una uva con carácter, fiel al estilo de su terruño y que crece bordeando el Ebro. El río también participa de la alquimia de los elementos y ha dejado su huella. La variedad principal que se encuentra en estos pagos es tempranillo, aunque a su vez conviven junto a una pequeña cantidad de garnacha y mazuelo. Para elaborar sus caldos se comienza por seleccionar las viñas de más antigüedad de cada zona. Después se sigue la maduración del fruto con rigurosidad, teniendo en cuenta las diferentes altitudes de los viñedos y por último se mima cada paso para obtener un fruto en perfecto estado de maduración.

Sus instalaciones permiten controlar el proceso de elaboración desde su origen, situando a Manuel Quintano en la vanguardia de las bodegas de Rioja. Está diseñada pensando en las particularidades de los viñedos, atendiendo a las características y variedades de la uva. Las perfectas condiciones de conservación de su zona más antigua de elaboración, fabricada en hormigón, permite volver al pasado logrando recuperar la artesanía de sus primeros años de historia. Sus depósitos, de pequeña y mediana capacidad, aportan unas características ideales de inercia térmica y microoxigenación. Condiciones perfectas para elaborar, madurar y estabilizar de manera natural sus vinos que persigue el objetivo de extraer al máximo los aromas primarios.

SU HISTORIA

El sueño del clérigo Quintano hace más de un siglo era conseguir aprisionar el carácter de la uva en un vino que fuera capaz de retar al tiempo puesto que, por aquel entonces, se dudaba que fuera posible su crianza. El tiempo le dio la razón y ahora en la bodega quieren dar réplica a esa aspiración con unos caldos que le honren. Selección de variedades, limpieza absoluta, mejores cuidados de viñedo, separación de raspones en vendimia, utilización racional de la prensa, desinfección y preparación de la barrica, rellenos, trasiegas, bombeos y filtrados traídos por don Manuel Quintano y Quintano desde Burdeos facilitaron el advenimiento de una calidad enológica que hoy nadie discute. En Bodegas Manuel Quintano, perteneciente a Bodegas y Viñedos Labastida, se conserva el espíritu pionero de su fundador.

SU PRESENTE

Fieles a la tierra y a un estilo personal de entender la tradición como vehículo para seguir haciendo camino, en Manuel Quintano han elegido los pagos en razón de su orientación, su altitud, y asegurándose siempre de contar con los viñedos más viejos injertados con tempranillo de la zona. La selección es minuciosa y la materia prima con la que se ha contado para el tinto ha sido una uva perfectamente madura. De esta forma nace este vino singular que hace justicia al personaje del que toma su nombre.

El principal objetivo es seguir mejorando en la utilización de técnicas de producción integrada que respeten el ecosistema. Los nuevos medios ofrecen un mayor control de la viña y del terreno. A su vez la profunda investigación de las propiedades ayudan a conducir con exactitud los procesos de crianza que descubren los matices característicos de los nuevos caldos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!