Familia Escudero, una bodega con carácter artesano

Respeto al medio ambiente, investigación y profesionalidad son las señas de identidad que definen a esta empresa bodeguera. Cuenta con 150 hectáreas de viñedo propio con una edad media de 50 años.

Ini­ció su ac­ti­vi­dad vi­ti­vi­ní­co­la en 1852. Su bi­sa­bue­lo, Juan Es­cu­de­ro, co­men­zó a ela­bo­rar vi­nos en cu­bas de ro­ble en la lo­ca­li­dad rio­ja­na de Grá­va­los. De los co­no­ci­mien­tos acu­mu­la­dos y trans­mi­ti­dos por sus an­te­pa­sa­dos sur­ge, a prin­ci­pios de los años 50, la ela­bo­ra­ción de los pri­me­ros cavas riojanos, con un mar­ca­do ca­rác­ter ar­te­sano, de la mano de Be­ni­to Es­cu­de­ro, pa­dre de la ac­tual ge­ne­ra­ción de bo­de­gue­ros. Ac­tual­men­te, comprometidos con el mis­mo amor por el vi­ñe­do, los vi­nos y los ca­vas. 

La cuar­ta ge­ne­ra­ción de es­ta fa­mi­lia de bo­de­gue­ros asu­me las di­fe­ren­tes respon­sa­bi­li­da­des de la em­pre­sa: vi­ti­cul­tu­ra, ge­ren­cia y ad­mi­nis­tra­ción mar­can el día a día de los her­ma­nos Jesús, Ma­ría Án­ge­les, Ama­dor y Jo­sé Ma­ría Es­cu­de­ro. Asimis­mo, el res­pe­to al me­dio am­bien­te, la investigación, la pro­fe­sio­na­li­dad en to­dos los ám­bi­tos de la em­pre­sa y la má­xi­ma de ofre­cer al clien­te no só­lo un ex­ce­len­te pro­duc­to, sino tam­bién un ser­vi­cio óptimo, son los ejes so­bre los que se asien­ta la ac­ti­vi­dad de la Fa­mi­lia Es­cu­de­ro.

Elaboración

Tras una primera selección de los racimos más sanos, la uva se recoge en pequeños cajones. Al llegar a la bodega se realiza una segunda selección manual. Estas uvas permanecen en el depósito unos 25 días aproximadamente, realizando una primera fermentación alcohólica a temperatura controlada que durará alrededor de 10 días, para después seguir un proceso de maceración de unos 15 días, con el objetivo de extraer el máximo color, taninos y aromas. Todo el proceso de vinificación se hace por gravedad, no utilizando nunca bombas de vendimia en el traslado de la uva estrujada, ni siquiera para remontar el mosto durante la fermentación. Con ello se evita la rotura de pepitas que aportarían sabores amargos.

La crianza en barrica dura entre 12 y 36 meses en la sala de barricas bajo tierra, manteniéndose de forma natural la temperatura y humedad idóneas. De esta manera, se adquiere un perfecto equilibrio entre el vino y las aportaciones de la madera, a la vez que madura con el paso de oxigeno a través de sus duelas. Durante este tiempo se realizarán 3 o 4 trasiegos al año para eliminar las impurezas. En función de las características que se quieran otorgar al vino, hay que tener en cuenta el origen de las barricas (roble americano, francés o rumano) y los diferentes grados de tostado de la madera. El reposo del vino en botella puede oscilar entre los 12 y los 36 meses, o incluso más. Durante este proceso, el vino adquiere la madurez y finura necesaria para un perfecto disfrute.

Viñedos

La Fa­mi­lia Es­cu­de­ro cuen­ta con 150 hec­tá­reas de vi­ñe­do pro­pio con una edad me­dia de 50 años. La ma­yor par­te es­tán si­tua­dos en la la­de­ra sur del Mon­te Yer­ga, a una al­tu­ra en­tre 400 y 800 me­tros so­bre el ni­vel del mar, so­bre sue­los po­bres y pe­dre­go­sos, idó­neos pa­ra un vi­ñe­do de es­ca­sa producción y de gran ca­li­dad. Sus an­te­pa­sa­dos de­no­mi­na­ban VI­DAU a la mez­cla de di­fe­ren­tes va­rie­da­des en la mis­ma par­ce­la: Tem­pra­ni­llo, Garnacha, Ma­zue­lo, Gra­ciano y Mo­nas­trel.

Es­tos vi­ñe­dos vie­jos se cul­ti­van de ma­ne­ra tra­di­cio­nal. No se uti­li­zan fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos, sino úni­ca­men­te abo­nos or­gá­ni­cos pro­ce­den­tes de las gran­jas ve­ci­nas. Los vi­ñe­dos cuen­tan con un cli­ma con­ti­nen­tal, de in­vier­nos fríos, ve­ra­nos cálidos y so­lea­dos con di­fe­ren­cias im­por­tan­tes en­tre las tempe­ra­tu­ras diur­nas y noc­tur­nas. To­do un con­jun­to de in­fluen­cias y ma­ti­ces cli­má­ti­cos que se alían pa­ra apor­tar a la uva un ca­rác­ter sin­gu­lar y distintivo. La ven­di­mia es ma­nual y lar­ga, ya que ha de se­guir el pro­ce­so de ma­du­rez de ca­da va­rie­dad, pa­go por pa­go, con una pla­ni­fi­ca­ción dia­ria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!